Miércoles, 26 Abril 2017 18:36

El desangre de la inequivalencialidad

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Aclaro que la boca del estòmago lleno no habla sino de sus gustos y jugos digestivos, pero pienso entrar en monòlogo con ese sistema tan apremiante por los satisfactores de uso màs inmediatos como lo dirìa el teologo Carlos Marx desde los genes del rabino semita que era su padre un monòlogo persistente para cabezas sin sosiego que caminan la urbe maltratante imperativa del consumismo banal fetiche venal por cuanto ha acabado durante dos centenas de años con las venas y la sangre de la mayorìa de los hombres en un modo de producciòn no equivalencial y ni modo que se pueda corregir porque ya es una costumbre anormal enmascarada de moral  ùnica posible para un milenio de globalizaciòn mercantil de tipo neoliberal sofisticado que ya hace aguas mientras formas perifericas, formas marginales mestizas en escorias indìgenas afrodescendientes que se apuestan en las aceras de las calles resisten y desde allì emana ese poder que tienen los hegemònicos el uno por ciento de traficantes de moneda renta y ganancia con toda esa herramienta legal, formal y mentirosa que tiene el Estado lleno de cancerberos y bocas terribles tremebundas apocalìpticas que no dejan ver realmente el poder cibernètico que cuenta todo el dìa sin descanso el desangre universal de cuànta sangre se ha extraído en plusvalor de las venas de los obreros y trabajadores de la poiesis tras los manteles de la sombra, las harinas y las negras manos de quienes luego de chupar la sangre se permiten votar a lo lejos la caña machacada por el destino de quienes han perdido los valores de solidaridad y de piedad respecto de un mundo ciego de libertad en cuya elecciòn hemos hallado la condena.

Visto 168 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Joomla templates by a4joomla