Domingo, 23 Abril 2017 14:06

NOTAS AL DIA

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Concentrado y en mi marca trato de impulsar estos monologos inconscientes.Claro que la expresion automática es plenamente consciente y un poco lenta y burda quizá por la espontaneidad como me manejo no sólo con las manos sino con los pies y la cabeza atarugada quien sabe de cuantos factores emocionales como empíricos sin descontar los errores y obstaculos que se acuestan en el curso de toda la escritura verdadera a modo de sismógrafo,vuelvo y leo para no perder la cuenta como se dice y torno a contemplar mi entorno frío de la mañana dominguera y sólo escucho el rugido de la ciudad y entonces me pregunto qué se hicieron los pájaros, porque no deben estar durmiendo me respondo y ya que los miento y concentrándome más sobre el rugido de la gran ciudad asfixiante oigo el chillido de los chamones esos pájaros que votan los huevos de los nidos de los otros pájaros y ponen los de ellos para que el otro pajaro se los empolle vaya qué maniobra tan torticera la de estos chamones inmorales pero estoy antropologizando como si actuasen moralmente con intención y finalidad, pero no, son inocentes y el fatum de la realidad así se los enseña y el caso es que me detengo disque a pensar pero no pienso nada excepto en cómo proseguir esta escritura sobre el afán de tantas cosas ociosas e inútiles que tengo por hacer como para desquitar la muerte presente en cada corpusculo del aire y en cada granulo de mi cuerpo vaya ud. a ver venir a este mundo a rellenar y rellenar una y más hojas hasta el infinito qué va esa palabra me produce resquemor y no tanto la certidumbre de ser polvo como dice un gran literato pero la nostalgia y el desconsuelo de uno no tener en qué reencarnarse de antemano es quizá el mayor lamento la mayor agonía que ser cuantum de energía o de fuerza violenta monótona lista a ser esclava de otra o a imponerse entonces es cuando uno se pregunta un poco de cosas que no tienen solución unas y otras que ya se sabe pero uno las deshecha precisamente por que ahí estan metidas en el escepticismo del aire, de la duda, de la paradoja, de la contradicción sobre las cuales nos gusta saltar como el juego aquel de llegar al cielo por una escalera de tres o cuatro travesaños pero no importa sólo recuerdos de una niñez que ya es otro cuento y no sé si para otro dia...

Visto 660 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Joomla templates by a4joomla