Miércoles, 12 Abril 2017 00:58

niño nazca

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Me resisto a no escribir,mejor hago las paces entre no escribir y escribir,además que me contagio de un prurito de desgano como el que no quiere comer sin apetito pero que tiene que comer porque en el día y la noche anterior no ha comido nada y eso ya le parece una calamidad doméstica a la que debe agregarse qué sentido tiene ello y para quién escribir cuando el amor no ha sido el sentimiento que a uno lo impulse hacia otra persona a la que debe declararle su afecto su necesidad de completitud y en esa confusión te vas engarzando en una escritura líquida como si las patitas de una mosca se untara de tinta y empezara a dibujar sobre la plana blanca blanquísima sólo por el deseo intenso de nada y ciego que te dicta ahí precisamente en el frontal de tu frente algo dictándo através tuyo  de todo tu cuerpo digamos como una herramienta catapultada escribiendo frases entre las que indudablemente hay espacios pero tú no te das cuenta de esos signos de pausas y a veces dudas qué debe ir entre una y otra palabra, entre una frase y otra palabra, entre frases, entre estas y oraciones que dices es un discurso que es un correr tras de nada como un discurrer o un descorrer una planicie o una altura que cansa a una velocidad abismal no puedes seguir ese ritmo ese juego hasta tonto que te da náuseas como la Sartreana buscando una coherencia una pertinencia que alquien venga y te diga a la final en tu propia cara te leí y me gustó y uno que va gustarle a este eso que escribí la noche anterior como en vagancia en ociosidad sin valor como satisfacer el hambre la sed que bueno como se deslizan las palabras como si todo fuera un canal salpicado mantequilla evento que no puedes dejar por todo el oro del mundo donde no puedes dejar que se te acabe la mecha el combustible como metáforas pero claro yo quisiera irme por la rama metonímica pero eso requiere un esfuerzo enorme de memoria que no me permite ir a la velocidad que yo mismo me exijo en el placer de delatarme yo mismo en mis problemas en mis crisis que me da verguenza y al fin caigo en el asco y me pregunto qué estoy diciendo y me digo nada atolondrado culpable con su diarrea cacofónica y me veo como en la obligacion de no estancarme como si fuera una licuefacción de la sangre y ese cuidado con la ortografia tal que escibiendo guevonadas y ni siquera se preocupa por la ortografía la sintaxis o sea un anarquista del lenguaje escritural que no le da verguenza que le lean semejante paja uliseana reiterando ese estilo claro que no es lo mismo el que yo no es lo mismo a principios del siglo veinte que a finales del veintiuno con todas sus máquinas ruidosas terroríficas desde los misiles con ojivas desde donde empieza el terror con que el neoimperio quiere ejercer su control policivo de qué produces, qué comes, de que no te debes revelar y empieza ese dolorcito de espalda de seguir una cagarruta de mierda que ese ese gusano de la escritura con la pretensión de dar el traste con la realidad, pero lo que escribes no es la realidad, tampoco es la sabiduría tampoco es que te vas a lucir delante de la muchacha y comértela cuando el sentido biológico de ella no es tanto tu alma sino quizá la sinergia de tu cuerpo listo para los saltos de espermatozoides puro y fecundadores de los óvulos que ya desea o no tanto desea pero eso sale de pura suerte cuando el niño nazca...

Visto 381 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Joomla templates by a4joomla