Lunes, 05 Septiembre 2016 01:17

CUENTOS PARA LA HISTORIA PATRIA

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

La cosa se fue poniendo peluda, según yo, ahí en el parque principal de las ceremonias oficiales y de las palomas confianzudas tanto que uno las puede pisar sin que ellas necesitadas de encontrar una harina , un grano, se den por enteradas de la muerte que las persigue todo el día de la mañana hasta la noche en que se acuestan ahí en el parque principal de los desfiles y protocolos de las gran plutocracia politiquera.Entonces le madrugué ese día al tal desfile de erotizadas jovenes con medias veladas, mi dolor y mi alegría distópica.El policía me vió y me siguió pero él no sabía que yo sabía que él como hombre de la convivir bien pagado y clandestino y hasta enmascarado tenía que rendir cuentas diarias como llevar un muerto, un terrorista, un rufían, cualquiera que le cayera mal con el fin de recibir la palmadita del jefe que había nacido precisamente para eso,para jefe, un marrano imbécil que no distinguía entre inocentes e inimputables.Pero me le entré a la iglesia, pues a los hombres con fé no los pueden detener en el atrio de la iglesia.Mala conjetura me dije porque le ví entrar por en medio del altar sin genuflexión ninguna al perro detective ese seguro a pedirle permiso al cura regente con el fin de hacer una aprehensión dentro del territorio diplomático de la iglesia.Fue cuando me metí entre la túnica de María Magdalena, y al salir el sabueno no logró detectarme.Eso fue por allá por las epocas supervivientes de las convivir cuando según el enano de turno la oposición se estaba multiplicando mucho y habia que controlarla de inmediato.Luego degeneraron  en paras con negocios en los espacios públicos con el fin de cultivar sapos.O sea que la palabra sapo ya no significa el animal sino esos seres muertos de hambre que delatan a un hombre por cualquier cosa o que interpretan la susceptibilidad del policía de turno, la mayoría con cabeza rapada y de una redondez obtusa.

Visto 646 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Joomla templates by a4joomla