Domingo, 31 Julio 2016 23:09

HAICUES INTERMITENTES DE LA SAL

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

El surtidor herido aflora

su caudal admonitorio

donde redimimos las manos

y los labios sacian su fatiga

cuando se inclina la sed cansada.

Este es el corazón

que hace exordios

en el desierto de la ciudad,

donde se ha invertido

el goce del beso del agua

por la sal del vil metal.

 

Visto 702 veces

1 comentario

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Joomla templates by a4joomla