Miércoles, 06 Abril 2016 18:19

A LA LUZ DEL RECUERDO

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

En mi tierna razón

mis trece abriles como se dice

una anciana me daba su seno

tras la soledad del vitral.

La ofrecida mejilla del pastor

que suavemente se arrimò a mi mejilla.

Habìa una casa confesa y maldita

donde se engendraban los ojos del domonio.

Un profesor de cachiporra amaba y tocaba los muchachos

y nadie vió ni dijo nada.

Calles alcoholicas que arrastraba viejos y jòvenes.

Gobernantes con cáncer y la mentira en los labios.

Nada, pues, del otro mundo.

El mundo seguía siendo hermoso

y aún a la luz de este recuerdo.

Visto 500 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Joomla templates by a4joomla