Miércoles, 06 Abril 2016 17:20

HATO VIEJO

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

yo tenía doce años

-peligrosa edad-

de pulsiones y penas

de montaña paseos

y de pobres juegos a montón.

Amé de lejos las muchachas

y las ventanas de noche alumbradas,

Y alumbramientos sufrì de mi madre.

Fue en  Hato Viejo

un pueblo dormido

según un profeta loco

que daba vueltas por el parque

Cuando no hacía caso de la poesìa.

Visto 808 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Joomla templates by a4joomla