Lunes, 11 Enero 2016 00:06

EGO ETERNO CREÍ

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

La razonable forma descansa

su corazón engañado.

ya la loba aburrida

que en demasía palpitaba

 en recogida piedad los dedos

a sí mismo muerto yace

el digno rostro de paz iluminado

y en esperanza redimido,

calmado no desespera

de la infinita vanidad del mundo.

 

Visto 779 veces
Más en esta categoría: « LA CURA POR EL POEMA EL SINNOMBRE »

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Joomla templates by a4joomla