Martes, 15 Septiembre 2015 19:43

SONRISA

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Volviò a tantear la endrina cabellera

y le pude ver la ternura de su cara de puma,

la sonrisa gioconda de una naranja,

y luego la del cano que simulaba al amante,

que la mostraba como un botin 

de la posesión vil de su plata.

Tanteé con conspicuas miradas

primero sus ojos dulces de pera,

luego el cuello de un venado de jade

de continua y asustadiza mirada,

allí,orita, mas abajo el pozo de sus senos

de loba sin leche ni nada,

en la impudicia de mi mente

narraba ,describía y monologaba

la terca obseciòn de mi deseo rendido

en el suyo tan cerca y tan lejano.

Visto 901 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Joomla templates by a4joomla